Table of Contents

Tipos de Equipo de Venoclisis a La Medida de Las Necesidades Y Tratamientos de Cada Paciente

variedad de configuraciones de equipos intravenosos (iv) a la medida de las necesidades y tratamientos de cada paciente

Tipos de equipo de venoclisis

Los líquidos y medicamentos intravenosos (IV) se administran a través de equipo de venoclisis, los cuales en líneas generales constan de: una “cámara de goteo” o “cámara cuenta gotas”, una línea de infusión estéril con control de goteo (o regulador de flujo), un puerto de inyección en Y (latex-free) y un adaptador de terminal de tipo Luer–Lock, el cual se encuentra en el extremo del equipo y permite la conexión al dispositivo de acceso vascular (DAV) del paciente. Este conector está protegido por un protector de plástico para mantener la asepsia (5, 6). El equipo de venoclisis conecta la bolsa de solución al punto de acceso intravenoso del paciente. Existen dos tipos de equipo de venoclisis: tubos primarios y tubos secundarios. Además, los líquidos intravenosos pueden administrarse por gravedad o mediante una bomba de infusión, y cada método requiere su propio equipo de administración (7).

Sets de administración primaria y secundaria

  • Equipos de administración IV Primaria

Los equipos de administración IV primaria se utilizan para infundir líquidos o medicamentos de forma continua o intermitente. Los equipos de administración IV primaria pueden ser de macrogoteo o de microgoteo. Los equipos de macrogoteo se utilizan para infusiones primarias rutinarias en adultos. Los tubos intravenosos de microgoteo se utilizan en cuidados pediátricos o neonatales, donde se administran pequeñas cantidades de líquidos durante un largo período de tiempo. Un equipo de infusión de macrogoteo administra 10, 15 ó 20 gotas por mililitro (el llamado “factor de goteo”), mientras que un equipo de infusión de microgoteo administra 60 gotas por mililitro. El factor de goteo suele encontrarse en el envase del equipo de administración intravenoso, y es importante verificarlo al calcular las tasas de administración de medicación. Para establecer la velocidad de flujo correcta, es esencial que la enfermera conozca la calibración de la velocidad de goteo del equipo de administración utilizado. Utilizando cálculos específicos (4, 8), el profesional es capaz de determinar con precisión la velocidad de goteo requerida. Una vez calculada la velocidad de goteo deseada, debe ajustarse el regulador de flujo y, utilizando un reloj, contar los goteos durante un minuto. El profesional debe continuar haciendo esto hasta que se establezca el ritmo de goteo requerido (9).

El tamaño de una gota en una configuración IV depende del diámetro de la tubuladura interna de la cámara de goteo: una tubuladura más fina produce gotas más pequeñas mientras que una más ancha produce gotas más grandes. Debe tenerse en cuenta que, cuanto más pequeñas sean las gotas, más precisa será la medición de la medicación. Esto ocurre debido a que al medir la velocidad de infusión en la cámara de goteo contando el número de gotas por minuto, en una configuración IV manual, se introduce un cierto “error en el cálculo” (a causa, por ejemplo, a la omisión de alguna gota en el proceso). Por tanto, cuanto más pequeñas sean las gotas, menor será el error (10).

  • Sets de administración IV Secundaria

Los equipos de administración intravenosa secundaria se utilizan para administrar de forma intermitente un medicamento secundario, como un antibiótico, mientras la vía intravenosa primaria también está funcionando. El tubo IV secundario es más corto que el tubo primario y se conecta a una línea primaria a través de un puerto de acceso o una bomba IV. La infusión secundaria se cuelga por encima de la infusión primaria y se conecta en un puerto de acceso. Así, los fluidos secundarios deben ir siempre “a cuestas” en las líneas de infusión primarias para garantizar que se infunda la cantidad correcta de medicación. Al añadir una medicación, la solución de la línea de fluido primaria se utiliza para “cebar” el tubo secundario (7).

Figura 1. Variedad de configuraciones en los equipos de infusión intravenosa (IV)

Las características principales de los equipos IV primarios o secundarios (Figura 1) se resumen en la siguiente tabla:

Equipo de Infusión Intravenosa Primario:
Se utiliza para administrar la infusión principal o primaria, que generalmente consiste en soluciones de fluidos como suero salino, glucosa, o medicamentos esenciales.
Está compuesto por una bolsa de solución, una línea de infusión estéril y una aguja que se inserta en el acceso vascular del paciente.
Suele colgarse en un soporte intravenoso para garantizar un flujo constante y controlado de la solución en el paciente.
Se utiliza para mantener la hidratación del paciente, reponer líquidos o administrar tratamientos intravenosos esenciales.
Puede ser de funcionamiento “manual” o estar conectado a una bomba de infusión, para un control preciso de la velocidad de administración.
Equipo de Infusión Intravenosa Secundario:
Se emplea para administrar medicamentos adicionales o soluciones complementarias al paciente sin interferir con la infusión primaria.
Se conecta a la misma línea de infusión del equipo primario a través de un puerto especial o “Y” para permitir la administración simultánea de otros medicamentos o fluidos.
Constar de una bolsa más pequeña que contiene la solución o medicamento adicional, una línea de infusión estéril propia y una cánula.
La velocidad de administración en el equipo secundario puede ajustarse independientemente del equipo primario, lo que permite un control preciso de la administración de medicamentos.
Se utiliza para administrar medicamentos que requieren tiempos de infusión diferentes, como antibióticos, analgésicos, o suplementos nutricionales, sin interrumpir la infusión principal.

Es esencial que los equipos de infusión intravenosa se utilicen siguiendo las pautas de seguridad y esterilidad para prevenir infecciones y garantizar una administración efectiva de tratamientos. La elección entre un equipo primario y secundario dependerá de las necesidades clínicas específicas del paciente y el tipo de terapia intravenosa requerida. Así es fundamental tener en cuenta la compatibilidad del equipo de infusión con el tratamiento propuesto y seleccionar el equipo de administración adecuado en consecuencia.

Evaluación del paciente y preparación del equipo

La preparación y administración de medicación intravenosa (IV) demanda a profesionales competentes, respaldados por una práctica sólida basada en la evidencia. También requiere tiempo y una evaluación cuidadosa. Antes de iniciar la preparación de la infusión, el personal de enfermería debe (1, 2, 3):

  • Disponer de una prescripción precisa, legible y completa para el paciente (o grupo de pacientes) al/los que está previsto administrar la terapia de infusión.
  • Comprender la justificación clínica de la infusión planificada.
  • Tener conocimiento preciso de la duración estimada de la infusión.
  • Frente al tratamiento previsto, tener la posibilidad de anticipar las posibles complicaciones que puedan surgir con la administración de la infusión.
  • Verificar que el dispositivo de acceso vascular (DAV) del paciente sea adecuado y no presente indicios de infección.
  • Haber evaluado de manera rigurosa las alergias y los antecedentes del paciente, como, por ejemplo, experiencias previas de infusión que le hayan causado angustia, ansiedad o dificultades de cumplimiento.
  • Averiguar la eventual existencia de otras infusiones en curso, como así la compatibilidad del paciente con la infusión adicional propuesta.
  • Prever la necesidad de lavados adicionales antes, durante y después del tratamiento (esto podría tener implicancias para el equilibrio general de líquidos y electrolitos del paciente).
  • Comprobar el tipo de fluido a administrar, lo cual incluye (i) la verificación de que éstos se han almacenado correctamente (por ejemplo, en entornos con temperatura y luz controladas), (ii) la revisión de la fecha de caducidad y (iii) el control de la integridad del envase en cuanto a esterilidad y no contaminación (4, 5).

Procedimientos clave al Manipular Bolsas IV en Terapia Intravenosa

En la mayoría de los casos, las vías intravenosas se administran mediante bolsas de líquido premezclado (11, 12). Al iniciar o cambiar una bolsa IV de fluidos o medicamentos, es importante recordar estos puntos:

  • Los fluidos intravenosos son un medicamento. Verifique las órdenes del médico y compruebe que el paciente no es alérgico a esta medicación. Asimismo:
    • Compruebe el tipo de fluido y la fecha de caducidad.
    • Verifique que el fluido no presenta decoloración ni sedimentos.
    • Compruebe la fecha de caducidad cuando obtenga un nuevo juego de tubos de administración.
  • Examine la bolsa para asegurarse de que está intacta y no tiene fugas. Puede haber humedad en el interior del recipiente de plástico de almacenamiento de la bolsa IV; esto es normal.
  • Verifique que la velocidad de infusión de los fluidos IV sea la adecuada según la edad, el tamaño, las afecciones médicas preexistentes y la indicación prescrita del paciente. Si es necesario realizar un cálculo manual para establecer la velocidad de flujo IV, calcule la velocidad y vuelva a comprobar la velocidad calculada con otro profesional competente.
  • Los conjuntos de administración de tubos intravenosos deben sustituirse rutinariamente para evitar infecciones. Se recomienda efectuar este procedimiento antes de iniciar una nueva bolsa de fluidos o medicamentos.
  • Evalúe la zona donde se inyecta la vía de administración al paciente. Compruebe si hay enrojecimiento, hinchazón o sensibilidad, que pueden ser signos de irritación, inflamación o infección.

Preparación del paciente: Consentimiento y Comunicación en la Administración de Infusiones Intravenosas

Debe darse al paciente una explicación clara de la práctica prevista, informando los riesgos, beneficios y alternativas de la infusión, para que éste pueda tomar una decisión informada y dar su consentimiento informado para el procedimiento. En todo momento, el personal sanitario debe dejar en claro su contribución a la administración segura de la infusión, informando de manera explícita las medidas que tomarán si observan algún cambio en el flujo y en el estado del paciente, o si la infusión resulta incómoda (13). También se debe advertir al paciente sobre los peligros potenciales de manipular o modificar la configuración (altura, o velocidad de infusión) del equipo intravenoso. Es fundamental también notificarlo sobre las medidas de seguridad que debe tener en cuenta al movilizarse mientras se administra la infusión, ya que es frecuente que surjan problemas en el flujo de infusión con pacientes activos y móviles (7). De cualquier manera, el control por parte de las enfermeras resulta fundamental. Una vez establecida la velocidad de infusión, la enfermera debe observar y monitorear al paciente, la velocidad de flujo y el progreso de la infusión a intervalos regulares. Además, la enfermera debe vigilar el dispositivo de acceso vascular (DAV) y el sitio de inyección, para asegurarse que el apósito está limpio, seco e intacto y de que no hay signos de infección (14, 15).

Nuestra Empresa: Liaoning KANGYI Medical Equipment

Liaoning KANGYI Medical Equipment Co., Ltd, establecida en 1994, es un destacado fabricante de equipo de venoclisis y sus partes la provincia china de Liaoning. La calidad es su máxima prioridad, respaldada por un sistema de garantía de calidad certificado que cumple con las normativas de la Administración Nacional China de Productos Médicos, la ISO 13485 y la marca CE de la Unión Europea.

La Planta de producción de Liaoning KANGYI Medical Equipment Co., Ltd, localizada en la provincia china de Liaoning, se dedica a la creación y producción de componentes y equipamientos médicos según rigurosos estándares de calidad internacionales, certificados por la Administración Nacional de Productos Médicos de China (NMPA) y la marca Conformité Européene (CE) de la Unión Europea.

La empresa se enfoca en la producción de una amplia gama de productos médicos terminados y componentes desechables, que abarcan equipos de infusión, jeringas y accesorios médicos. Anualmente, producen más de 600 millones de unidades, y sus productos se distribuyen en toda China y se exportan a diversos lugares, incluyendo Europa, Sudamérica, Rusia, África y Oriente Medio.

Con una plantilla de más de 300 empleados, de los cuales 50 se dedican a la ingeniería y gestión técnica, la compañía opera en instalaciones que abarcan una superficie de 20,000 metros cuadrados, con un área de construcción de 15,000 metros cuadrados, que incluye un taller de depuración de clase 100,000 de 8,000 metros cuadrados.

Rererencias

  1. Royal College of Nursing (2016) Standards for Infusion Therapy. RCN, London. https://www.rcn.org.uk/Professional-Development/publications/pub-005704  
  2. National Patient Safety Agency (2007) Patient Safety Alert 20: Promoting Safer Use of Injectable Medicines. NPSA, London. https://webarchive.nationalarchives.gov.uk/  
  3. Nursing and Midwifery Council Standards for Medicines Management, London. https://www.nmc.org.uk/ 
  4. Lister S, Sarpal N (2004) Drug administration: general principles. In Dougherty L, Lister S (Eds) The Royal Marsden Hospital Manual of Clinical Nursing Procedures. Sixth edition. Blackwell Publishing, Oxford, 184-227, ISBN-10:1-4051-5846-8 / ISBN-13:978-1-4051-5846-6.
  5. Oros, Dragana, Marko Penčić, Jovan Šulc, Maja Čavić, Stevan Stankovski, Gordana Ostojić, and Olivera Ivanov. 2021. “Smart Intravenous Infusion Dosing System” Applied Sciences 11, no. 2: 513. https://doi.org/10.3390/app11020513  
  6. Ingram P, Lavery I (2005) Peripheral intravenous therapy: key risks and implications for practice. Nursing Standard. 19, 46, 55-64. https://journals.rcni.com//doi/abs/10.7748/ns2007.09.22.1.44.c4613  
  7. Giuliano, Karen K., Jeannine W C Blake and Robert D. Butterfield. “Secondary Medication Administration and IV Smart Pump Setup.” AJN, American Journal of Nursing 121 (2021): 46-50. https://journals.lww.com/ajnonline/fulltext/2021/08000/secondary_medication_administration_and_iv_smart.22.aspx  
  8. Stephen Keay, Chris Callander, The safe use of infusion devices, Continuing Education in Anaesthesia Critical Care & Pain, Volume 4, Issue 3, 2004, Pages 81-85, ISSN 1743-1816, https://doi.org/10.1093/bjaceaccp/mkh022  
  9. Lavery I. Intravenous therapy: preparation and administration of IV medicines. Br J Nurs. 2011 Feb 24-Mar 9;20(4): S28, S30-4. PMID: 21488415. https://www.magonlinelibrary.com/doi/abs/10.12968/bjon.2011.20.4.S28  
  10. Barton, A. (2019). Intravenous infusion drug administration: flushing guidance. British journal of nursing, 28 8, S16-S17. https://www.magonlinelibrary.com/doi/full/10.12968/bjon.2019.28.8.S16 
  11. Bates DW, Vanderveen T, Seger D, Yamaga C, Rothschild J. Variability in intravenous medication practices: implications for medication safety. Jt Comm J Qual Patient Saf. 2005 Apr;31(4):203-10. PMID: 15913127. https://doi.org/10.1016/S1553-7250(05)31026-9  
  12. Jamieson EM, Whyte LA, McCall JM (Eds) (2007) Intravenous therapy. Clinical Nursing Practices. Fifth edition. Churchill Livingstone, Edinburgh, 169-186. ISBN: 9780702033384.
  13. Department of Health – Reference guide to consent for examination or treatment. Second edition, London (2009). www.dh.gov.uk/publications  
  14. Kathleen Marie Wilson, El dispositivo de acceso vascular adecuado en el momento correcto, Nursing (Ed. española), Volume 31, Issue 4, 2014, Pages 64-66, ISSN 0212-5382, https://doi.org/10.1016/j.nursi.2014.08.019 
  15. NURSING SKILLS. 23.2: IV Therapy Basics (CC BY-SA 4.0), Ernstmeyer & Christman (Eds.) Chippewa Valley Technical College via OpenRN. https://med.libretexts.org/   
Facebook
Twitter
LinkedIn

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Solicitar más información de producto

¡Contáctanos! Uno de nuestros asesores te reponderá lo más pronto posible.

Solicitar más información de producto

¡Contáctanos! Uno de nuestros asesores te reponderá lo más pronto posible.

Let's Have A Chat

Get our catalogue or lastest news and updated products!